La jueza Julia Staricco procesó con prisión a dos mujeres que estaban involucradas en la estafa contra el FONASA y el BPS. De este modo ya suman cinco los procesados por este caso. Están citados a declarar ahora trabajadores del BPS y los promotores que presuntamente trabajan para las mutualistas. El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, dijo que “si las mutualistas no pagaran por atraer usuarios la maniobra habría sido menor”.

Los promotores pagaban 1800 pesos a los estafadores por cada nuevo usuario que traían a las mutualistas. Esas mutualistas luego recibían del FONASA hasta 5000 pesos por cada nuevo usuario. Se estima que desde el 2011 hasta la fecha ingresaron a diferentes prestadores médicos más de 31 mil personas anotadas en empresas fantasmas.

La Junta Nacional de Salud calculó que se perdieron por estas maniobras entre 1.550.000 dólares y 4.650.000 dólares, según dijo ayer en conferencia de prensa su presidente, Arturo Echevarría, quien cuestionó la “intermediación lucrativa” realizada por algunas mutualistas:

Por su parte, el ministro Basso dijo que si “las mutualistas no pagaran por atraer usuarios la maniobra habría sido menor”.

“Vamos a ir hasta el fondo de este tema”, acotó el ministro: