El comisario mayor y director de la Unidad General de Lucha contra el Crimen Oganizado e Interpol, Julio Sena, contó en Fuentes Confiables detalles del operativo “Cazapava”, por el que se desabartó una importante red de contrabando de lana y cuero. Dijo que el ilícito se logró, entre otras cosas, gracias a una propiedad en Rivera, en la frontera con Santana do Livramento, que tenía puertas de lado uruguayo y del lado brasilero.

En total fueron 36 detenidos y 19 hallanamientos. El operativo comenzó a fines del 2013, principios del 2014. “Había una doble maniobra. Por un lado ingresaban cueros desde Argentina, que entraban por Salto. También se acopiaban cueros de origen uruguayo que luego se llevaban a Rivera y salían a Brasil, con la colaboración de dos importantes barraqueros”, explicó el comisario.

Y agregó: “Por otro lado, hacían el proceso inverso con lana. Entraba de manera ilegal desde Brasil y luego era exportada hacia China suponiendo su origen uruguayo. De hecho, una de las empresas investigadas tiene permisos de exportación a China. Tenemos la certeza que en alguna de esas exportaciones estaba esta lana”.

Sena narró en la entrevista con Aldo Silva que una propiedad ubicada en la frontera de Rivera con Santana do Livramento con dos entradas era clave para los contrabandistas. “Los cambiones de contrabando de Brasil entraban por allí, descargaban y se iban. Otros camiones entraban y salían desde Uruguay”, detalló el comisario. Era una casa con una barraca.

En la maniobra estaban involucrados, entre otros, los propietarios de las barracas, camioneros, personas que llevaban la contabilidad y casas de cambio que pagaban las transferencias. Fueron incautados casi 425 mil kilos de lana y casi 100 mil unidades de cuero.

 

FOTO: UNICOM