Uruguay a través de la Cancillería emitió un comunicado en el que expresa su condena al atentado perpetrado en Bogotá:

El Ministerio de Relaciones Exteriores -en nombre del Gobierno de la República Oriental del Uruguay-  condena en los términos más enérgicos el atentado perpetrado en las instalaciones de un centro comercial de la ciudad de Bogotá.
 
Uruguay reitera su rechazo al uso de la violencia, que causa la muerte de civiles inocentes, al tiempo que quebranta principios y valores básicos como la libertad y el respeto a los derechos humanos fundamentales que sostienen la convivencia pacífica entre los seres humanos.
 
Uruguay se solidariza con el pueblo y el gobierno de la hermana República de Colombia y extiende sus condolencias a los familiares de las víctimas.

 
                                                                                                          Montevideo, 18 de junio de 2017

 

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que están en proceso de dejación de armas y desmovilización, condenaron hoy el atentado terrorista que este sábado dejó tres mujeres muertas, una de ellas francesa, y al menos nueve heridos en el centro comercial Andino de Bogotá, al tiempo que pidieron al Gobierno que se haga justicia.

El presidente Juan Manuel Santos pidió el domingo a los colombianos que tengan serenidad para no permitir que los extremistas frenen losesfuerzos de paz tras la detonación de una bomba casera en un popular centro comercial de la capital colombiana, que dejó tres mujeres fallecidas, entre ellas una voluntaria francesa de 23 años.

Santos anunció una recompensa de 100 millones de pesos (unos 35 mil dólares) para quienes entreguen información que permita dar con losresponsables del ataque ocurrido en la víspera del Día del Padre.

La detonación se produjo en horas de la tarde del sábado en un baño público del segundo piso del centro comercial Andino, en una próspera zona comercial y turística del norte de Bogotá. Nueve personas resultaron heridas.

Santos se refirió a la larga historia de Colombia de combatir exitosamente la violencia provocada por traficantes de drogas y el extremismo político, afirmando que el último ataque no descarrilará los esfuerzos de paz que ya resultaron en un acuerdo de paz alcanzado a finales del año pasado con el principal movimiento guerrillero del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Los colombianos pueden tener la seguridad de que “no vamos a permitir que lo logrado hasta ahora sea frenado por un puñado de extremistas, de cobardes o de quienes no quieren la reconciliación del pueblo colombiano”, aseguró el gobernante luego de un encuentro con asesores de seguridad.

El ataque hizo que la atención se centrara inicialmente en el Ejército de Liberación Nacional, el último grupo rebelde activo en Colombia. El ELN ha realizado una oleada de ataques recientemente en Bogotá, pero sus líderes negaron participación alguna en la explosión del sábado.