“TENGO LA LUNA fue compuesta para dedicársela a mi compañera meses después de que a nuestro primer hijo Antonio lo diagnosticaran con autismo. Tratando de superar ese golpe quise escribir una letra sencilla que le mostrara que la alegría estaba en las pequeñas cosas de la vida, y que todo se resumía a esperar lo que el destino nos iba a deparar, y que siempre iba a esta la luna que ella tanto ama. Es una canción para alegrarla, para alegrarme, para darnos cuenta que la felicidad tiene distintas caras. Fabián Marquisio