Boca Juniors y Peñarol se mantienen permanentemente en contacto por estos días, en los que se acerca el tiempo para debutar en la Copa Libertadores de América, y ambos tienen a jugadores con una suspensión pendiente de tres partidos, como son Nahitan Nández y Lucas Hernández, a los que se intentará reducir la pena a un encuentro.

El 26 de abril de 2017 será recordado a nivel del continente sudamericano como un episodio brutal en el Estadio Campeón del Siglo cuando los aurinegros recibieron a Palmeiras por la cuarta fecha de la fase de grupos de la anterior edición del máximo certamen continental a nivel de clubes.

Finalizado el choque en el que los brasileños se llevaron la victoria 3-2 de atrás, Felipe Melo montó su espectáculo boxístico contra cualquier jugador mirasol que se le viniera encima. Luego la encrucijada prosiguió entre otros exponentes, incluso entre las seguridades de ambos representativos en zona mixta.

Conocidas las sanciones pertinentes a nivel deportivo por parte de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Lucas Hernández y Nahitan Nández fueron castigados con cinco partidos de suspensión para cada uno, de los cuales cumplieron dos (ante Atlético Tucumán y Jorge Wilstermann).

También quedaron involucrados Matías Mier de Peñarol y Felipe Melo de Palmeiras. Incluso cuando se realizó el pase del volante a Boca Juniors, debió pasar por la Justicia uruguaya para solicitar permiso para salir del país, como también el alero izquierdo que milita actualmente en Junior de Colombia.

El brasileño recibió seis encuentros de sanción pero su club logró reducir la pena a la mitad. Precisamente, Gastón Teadi, delegado aurinegro, comentó a Universal anoche y a TyC Sports en la jornada que, “esta reducción de la sanción de Felipe Melo es fundamental para pedir la suspensión condicional de la pena”.

Además, confirmó que como Nández era futbolista del club en ese momento, es Peñarol quien debe tomar la iniciativa. Este martes estarán todos los papeles, avalados además por una solicitud de los Xeneizes, en las oficinas de Conmebol. El Tribunal de Disciplinas tomará la decisión, la cual se espera sea de un encuentro más de suspensión.

De esa manera, Boca podrá contar con el uruguayo para la segunda fecha de la fase de grupos ante el ganador 4 de la fase 3 (Guaraní o Junior de Barranquilla) y Leonardo Ramos podrá tener a disposición al lateral para el juego frente a Atlético Tucumán en Montevideo.

 

(Por Rafael Castillo)




NOTAS RELACIONADAS