La Cámara de Diputados vota el Plan Nacional de Vivienda Popular presentado por el diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio.

El proyecto prevé la construcción de 7.000 viviendas por año, incluso a personas que estén en clering de informes. El Frente Amplio cuestiona el proyecto porque entienden que no tiene respaldo económico.

Acerca de las críticas que recibió la iniciativa por parte del oficialismo, en cuanto a que no tenía prevista su financiación, Rubio dijo a Informativo Universal que tampoco la tenían otros proyectos votados por el Frente Amplio, como la Ley de Género o el nuevo código procesal, y señaló que tienen varias líneas para financiarlo pero que no corresponde decirle al Poder Ejecutivo de dónde tiene que sacar el dinero.

El proyecto obliga al estado a hacerse cargo de la construcción de las viviendas a través de licitaciones, priorizando la elección de empresas locales, nacionales o cooperativas de trabajo. Además, los materiales deberán ser suministrados por el estado “al menor costo posible”.