El uruguayo anotó un doblete en su debut oficial con la camiseta de Celta de Vigo, por la primera fecha de La Liga. A pesar de sus conquistas, los gallegos cayeron 3-2 ante Real Sociedad.

En Galicia se preguntaban quién iba a ser el compañero ofensivo de Iago Aspas para el ciclo 2017-2018. Celta puso sus ojos en el talento de Maximiliano Gómez, lo contrató y no falló. El uruguayo se despachó con un doblete ante Real Sociedad.

Su primera conquista sucedió en el minuto 22, luego de un envío aéreo hacia el área mayor, donde tuvo que acomodar su cuerpo para definir con pierna derecha. Sin embargo, once minutos más tarde, Mikel Oyarzabal igualó el trámite tras un error del guardameta Sergio Álvarez.

En el complemento, Gómez fue amonestado luego de una entrada temeraria; no obstante, el exjugador de Defensor Sporting siguió con el arco entre ceja y ceja y volvió a inflar la red. Otro centro desde la derecha terminó en los pies del uruguayo, quien solo tuvo que rematar para batir al golero Gerónimo Rulli.

Con los aplausos del público local, Gómez se retiró a los 67’ y, en su lugar, ingresó Pablo Hernández. Celta se quedó sin su referencia en el ataque y pagó las consecuencias.

Los vascos encontraron el empate sobre el 80’ por medio de Juanmi y, ocho minutos más tarde, el calor de Balaídos se transformó en un balde de agua helada, luego del tanto concretado por Willian José con remate desde el punto del penal.

Desde su llegada a Vigo durante el mercado de pases veraniego, Gómez ha anotado cuatro tantos en cinco presentaciones. Hizo un gol en los amistosos ante Bayer Leverkusen y Udinese, y firmó sus dos primeras conquistas en la jornada de hoy.

Foto: El País (España)

(Por Aldo Mattos)




NOTAS RELACIONADAS