El mandatario Paraguayo y el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, llegan a la Argentina. A las 14.30 audiencia de presidentes a la que se sumaría el titular del ente Sudamericano. El Mundial en agenda. La idea era sumar a Tabaré Vázquez pero el uruguayo avisó que no viene. El enojo por la inclusión de Paraguay y la política interna, fueron los argumentos.

Escribe Hernán Sisto Corresponsal La Oral Deportiva en Bs AS web www.dobleamarilla.com

El Mundial 2030 y la inclusión de Paraguay a sentarse en la Mesa Chica del posible futuro campeonato Mundial de Fútbol,generó una tensión político-futbolera evidente entre los tres países. Es que pese a las charlas informales que hubo entre dirigentes de Conmebol  y de la AFA y de gente del gobierno argentino con el gobierno de Tabaré Vázquez para la inclusión de Paraguay, del otro lado de la orilla molestó que se haya avanzado con la idea de un Mundial tri-partito, pese a que nada estuvo cerrado.

El origen de su enojo hay que buscarlo en Asunción. En Uruguay están muy molestos con que Paraguay (y, en menor medida) Argentina hayan anunciado, de manera concreta, la posibilidad que Paraguay forme parte del Mundial, sin haber primero mediado un llamado o algún pedido o permiso o, mínimo, una notificación.

No es un secreto saber que Argentina contará con la carga mayor del Mundial, debido a que cuenta con más estadios, más superficie y más infraestructura, la participación uruguaya es casi simbólica, pero pesada. En ese contexto, la inclusión de Paraguay, recorta aún más su injerencia directa sobre el trazado del campeonato.Y ahí atrás anda Chile, que era el ‘candidato’ chárrua a ser el tercer país, algo de lo que todavía no hay avances concretos.

La Copa del Mundo coincide con el Centenario de la primera edición de 1930 celebrada, precisamente, en Uruguay. Es por eso que empezó a gestarse esta idea de traer el campeonato al país que lo vio nacer. Claro, de 1930 a hoy, las cosas cambiaron. Aquel campeonato de 13 países sería de 48 y se necesitarían muchas más sedes para poder albergarlo. Ahí entra Argentina.

Ahora, la molestía charrúa empezó a verse reflejada en actos. El no viaje de Tabaré Vázquez a Buenos Aires es el primero. Si bien el frente político interno uruguayo está convulsionado debido a la reciente renuncia del vicepresidente Raúl Sendic, lo cierto es que la negativa a “cruzar el charco” tiene que ver más con esa molestía que “Doble Amarilla” confirmó en sendas entrevistas con el Secretario de Deportes uruguayo, Fernando Cáceres y con el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Wilmar Valdez.

En La Rosada no reculan

Pese al enojo que mencionamos del lado uruguayo, lo cierto es que este mediodía llegarán a la Argentina Horacio Cartes, presidente de Paraguay, quién se entrevistará con Mauricio Macri. El encuentro entre mandatarios será a las 14.30 en el despacho presidencial. En la agenda de la reunión bilateral estará el tema del “Mundial 2030” y cuestiones bilaterales como la deuda por Yacyretá. También viaja el titular de Conmebol, el también paraguayo Alejandro Domínguez. Si bien no figura en la bilateral, fuentes paraguayas aseguran que se sumará al encuentro.

De todas maneras, nada de lo que salga de la cumbre Macri-Cartés-Domínguez tendría carácter de oficial si es que Robert Harrison, titular de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), no viene. De todas maneras, ese dato aún no fue confirmado, ni denegado, por lo cual, habrá que estar atento a ver si el dirigente máximo del fútbol guaraní se suma a las reuniones. Según le dicen a “Doble Amarilla”, Domínguez podría invitar a Harrison en cualquier momento, ya que el mandamás de la Conmebol viajará en su avión privado. Eso puede cambiar el escenario, más allá que la idea, al menos de Tapia, es “no mezclar” lo futbolístico con lo político.

Este martes será un día importante en lo que a los primeros pilotes del Mundial 2030 se refiere. Argentina y Paraguay pueden seguir avanzando rumbo a la consolidación de una sociedad que (junto a Uruguay) traiga la Copa del Mundo de nuevo a estos lares. Es una paradoja histórica, pero ahora es Paraguay el que impulsa la Triple Alianza.




NOTAS RELACIONADAS