Este video publicado por «This is real» nos muestra una práctica poco creíble que además nos permite reflexionar: pensar que hay quienes los matan para tener como trofeo sus colmillos.