Sebastián Piñera, el candidato de la derecha, volverá a ocupar el Palacio de la Moneda en Santiago de Chile al derrotar contundentemente al oficialista al oficialista Alejandro Guillier en el balotaje celebrado este domingo.

Se volverá a vivir el traspaso de mando entre quienes se lo vienen alternando en las últimas elecciones. Volverá de Bachelet a Piñera.

Alejandro Guillier, candidato oficialista de la Nueva Mayoría y la Democracia Cristiana, felicitó a Sebastián Piñera por su “macizo” triunfo.

Con más del 96% de las urnas escrutadas, el candidato de la derecha, el expresidente Sebastián Piñera, alcanza el 54,57% de los votos, contra el 45,43% del oficialista.

De acuerdo a los datos oficiales dadods a conocer por el Servicio Electoral (SERVEL), con 41.466 mesas escrutadas en Chile y en el exterior, de un total de 43.051, correspondientes al 96,31% de los votantes, los resultados arrojaron esa amplia mayoría para Piñera. En votos, 3.643.241 para el exmandatario, frente a 3.033.212 para Guillier.

“Chile ha dado una señal que tenemos que respetar y de la cual tenemos que aprender. Por esa razón, en esta jornada dolorosa, quiero señalarles que mi familia y yo nos comprometemos a seguir luchando por el Chile que queremos”, sostuvo Guillier al reconocer el triunfo de su rival. “Debo admitir que nuestro rival supo recoger muchas de nuestras banderas”, agregó.

Esta fue la primera elección presidencial en que participan los chilenos que viven en el extranjero, donde se impuso Guillier con un 71,13% frente al 28,87% de Piñera. Sin embargo, los cerca de 40.000 votantes chilenos en 62 países representan tan solo un 0,18% del conteo nacional.

Las encuestas pronosticaban en la primera vuelta de noviembre la victoria de Piñera, un ingeniero comercial, de 68 años, pero la elección se rodeó de incertidumbre después de que el multimillonario empresario logró un 36,6% de los votos, menos sufragios de los esperados, mientras Guillier, un periodista y sociólogo de 64 años, obtuvo un 22,7%.

El tercer lugar fue para Sánchez, del izquierdista Frente Amplio, con un inesperado 20%. Según los analistas el comportamiento de los adherentes del Frente decidiría al ganador de la elección.

Algunos de los principales líderes del FA anunciaron que votarían por Guillier para expresar su rechazo a Piñera, aunque declinaron llamar a sus adherentes a imitarlos.

Chile se resintió por la bajada del precio y de la demanda internacional del cobre, pilar de su economía. La desaceleración económica y el descontento de los chilenos hacia Bachelet ayudaron inicialmente a Piñera, que terminó su mandato (2010-2014) con un índice de aprobación bajo.

Piñera propone rebajar los impuestos a los empresarios para reactivar el crecimiento, concretar la inversión de unos 40.000 millones de dólares de proyectos que están paralizados.

El voto en Chile es voluntario. En la primera vuelta de noviembre había sufragado el 46% y en el balotaje de este domingo el porcentaje no fue muy diferente. El total de habilitados para votar era 14 millones, y se estima en unos siete millones el número que lo hizo.

 




NOTAS RELACIONADAS