En un trabajo que involucra a la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno de Canelones, al Municipio de Atlántida y a las comisiones vecinales de la zona, se entregaron el martes 9 de enero cerca de 1700 contenedores plásticos de residuos a vecinos de los barrios City Golf y Villa Argentina norte. Se trata de módulos individuales, con tapa y ruedas, similares a los que se viene utilizando en Salinas norte, aunque con una importante diferencia: en este caso se entregaron dos unidades por familia, ya que se pretende iniciar un plan piloto de reciclado.

Con su cédula de identidad y una factura de consumo de su hogar, los vecinos se presentaron en forma masiva en los locales de sus respectivas comisiones barriales y recibieron los dos contenedores identificados con un número de registro. El sistema propone que cada familia se haga cargo de dichos recipientes. En uno de ellos se colocarán todos los materiales reciclables, tales como cartón limpio, papel, plásticos, etc. Habrá un camión que pasará a retirar esos residuos una vez por semana, para trasladarlos a la cooperativa de reciclaje. En el otro, se colocarán los residuos orgánicos que serán retirados por un camión diferente, dos veces por semana.

Estamos hablando de un plan experimental, que busca medir los resultados. El alcalde de Atlántida, Gustavo González, explicó por qué se escogieron estos dos barrios: “Empezamos con ellos porque entendemos que están bastante consolidados y que podíamos traer esta experiencia. Tienen determinado grado de organización y muchos residentes permanentes. Acá (se refiere a City Golf) como ves, todos los vecinos se han enterado, están viniendo y nos van a acompañar en esta empresa que nos puede salir muy bien o muy mal, pero en la que vamos a trabajar mucho”.

González explicó que el tema de reciclado está muy presente en la agenda medioambiental del municipio y es muy optimista en cuanto a los resultados que esta experiencia pueda arrojar. “Yo estoy convencido de que en la medida que logremos avanzar en reciclaje, vamos a mejorar en educación ambiental y todos vamos a cuidar un poco más lo que tenemos”, dijo a El Periódico, al tiempo que recordó algunos de los problemas que se producían con los contenedores colectivos. “Muchas veces la gente vertía cosas que no iban, incluso depositaban los residuos alrededor cuando estaban llenos. Y no eran necesariamente vecinos, por lo general era gente que venía transitando y dejaban sus desechos. Con este tipo de planes eso no va a pasar más”.

El alcalde dijo que se está en permanente diálogo con la gente sobre estos temas y que se ofrecerán talleres sobre reciclado, cuyas fechas y detalles se anunciarán oportunamente, todo ello con el fin de que “el sistema funcione”.

Cuando el Periódico llegó a la intersección de las calles 12 y 18 en pleno barrio City Golf, la cantidad de personas esperando su turno para retirar los contenedores era muy importante. Logramos tomar varias fotografías y conversar con algunos de los presentes.

“Está bárbaro, está buenísimo”, nos dijo Paola, una vecina del lugar. “Vamos a tener un barrio más limpio, sin tanta mugre en las esquinas, me parece que va por ese lado. Además, está bueno también lo de reciclar”.

Otro que se mostró entusiasmado con la iniciativa fue Gonzalo, quien vive en la calle 17, muy cerca de donde nos encontrábamos. “Me parece muy bueno”, comentó. “Esto se está haciendo en muchos países del mundo y la limpieza para el hogar es mucho mejor. En la empresa que yo trabajo en Montevideo ya estamos reciclando. Separamos los plásticos, cartón y papel limpio, por un lado, y lo orgánico por el otro. Pienso que es la mejor forma de manejar los residuos”.

Frente al local de la Institución de fomento ubicada sobre el margen norte de la ruta interbalnearia nos encontramos con otra larga fila. Bajo techo, integrantes de la comisión y funcionarios de la intendencia habían organizado una buena cantidad de contenedores, tratando de ordenar la entrega debido al escaso espacio disponible. Allí, se hizo unos minutos para conversar con El Periódico, Bernardo González, presidente de la Comisión barrial.

Bernardo dijo: “Esto es muy importante, la gente del barrio quería un balneario más limpio y a través de un cabildo se presentó la propuesta, el municipio y la intendencia dieron participación a la gente y comenzamos este plan con la dirección de gestión ambiental”.

Según el presidente, la comisión de fomento viene difundiendo fuertemente los detalles del plan, ya que entienden que el mismo debe involucrar a las autoridades, pero también a la comunidad.

Con relación a los posibles resultados que se puedan obtener de ahora en más, se mostró cauteloso: “Habrá que evaluarlo”, dijo, “En algunos lados ha dado buenos resultados. Esperemos que pase lo mismo acá. Pero lo que sí está claro es que tenemos que involucrarnos todos”.

Si bien tiene su residencia principal en Montevideo, Cecilia pasa todo el tiempo que puede en Villa Argentina. Le encanta la Costa de Oro y se mostró muy entusiasmada con el nuevo sistema de recolección que se está proponiendo.

“Conozco como funciona porque viví en Francia y allá utilizan este sistema. Los vecinos saben qué días pasan a buscar los materiales reciclables y qué día los orgánicos. Esos días, cada vecino se tiene que hacer responsable de su contenedor. No existen basurales alrededor de los contenedores. Claro, uno se tiene que hacer cargo, lo tiene que limpiar y conservar. Yo estoy encantada con el reciclado y saber que esos materiales se van a llevar a un lugar para procesarlos me parece genial”, nos dijo, y al preguntarle sobre los posibles resultados, fue contundente. “Esto en Francia funciona, así que no veo por qué no va a funcionar acá. Todo pasa por aprender a hacerse cargo de sus propios residuos y ser responsables”, aseguró.

A esa altura de la tardecita aun hacía mucho calor, por lo que se hacía un tanto pesado mantenerse en la fila que era cada vez más larga. De todos modos, la gente aguardó en orden su turno. Aprovechamos que a Guillermo (un vecino que vive a pocas cuadras de la Intitución de fomento), le quedaban varios lugares por avanzar, para entregarle nuestro periódico y escuchar su opinión.

“Vamos a probarlo. Se han intentado muchas cosas, vamos a ver si esto funciona. Ojalá que sea la solución definitiva y que no tengamos que seguir buscando otras alternativas”, nos dijo y recordó los inconvenientes que se presentan con los contenedores colectivos: “Los contenedores se desbordan permanentemente. Están siempre desbordados de basura”.

Precisamente, una de las funciones que intentarán cumplir los recipientes individuales es quitar la basura de la calle. El tiempo dirá si es la solución definitiva que todos esperamos, no sólo para estos barrios, sino para toda la Costa de Oro. Lo cierto es que se trata de un sistema que, como ningún otro, requiere el compromiso de los vecinos. Para reciclar, para estar pendientes de los días de recolección y para mantener limpio y conservado cada contenedor. Sin un poco de colaboración y responsabilidad de nuestra parte, no habrá proyecto medioambiental que se pueda sostener con éxito. Así que, “manos a la obra”.

 

(Fuente: elperiodico.com.uy)

(Nicolás Mesa)




NOTAS RELACIONADAS