La Embajada de EEUU inició el 22 de enero una de sus mayores reformas desde que se instaló hace casi medio siglo, en 1969. La obra actual demandara un plazo de tres años y cuatro meses, lo que traerá mucho movimiento en la zona y afectaciones en el tránsito.

Fuentes Confiables estuvo en el lugar e informó que el edificio no tendrá modificaciones en su fachada pero sí habrá rediseño sus espacios interiores, mejoras en su sistema de ventilación, aire acondicionado, prevención de incendios, accesibilidad, ascensores y cableado de todos los sistemas informáticos. Además se edificará en el predio un edificio de 2 plantas, por lo que la estructura de la embajada quedará al día con los altos estándares de calidad y seguridad que exige el Departamento de Estado del país norteamericano.

La obra contará con mano de obra local, con 300 trabajadores a cargo, que rotarán a lo largo del proyecto, utilizando grúas, camiones y otro tipo de maquinaria pesada para llevar adelante las tareas y un número importante de contenedores se habla de 400 que se importaran de otros países. De todas formas, también llegarán trabajadores desde Estados Unidos, por lo que es probable que aumente la demanda de hotelería y vivienda en la zona.

La puerta de ingreso para visitantes, incluidos quienes lo hagan al Consulado, será por la entrada principal en la calle Lauro Müller y el ingreso al Consulado por el Pasaje Piera quedará cerrado al público durante los meses de trabajo.

Ante este movimiento algunos vecinos expresaron su molestia, en el entendido de que la obra prevista afectará la rutina de la zona por un largo período y lograron concretar una reunión el mismo día que se le dio comienzo al proyecto.

Desde la embajada aclararon que las obras “no pasarán inadvertidas” y que estarán en continuo contacto para atender las inquietudes de los vecinos mediante un mail, contestando cada una de sus preguntas.

En la reunión del día 22 se les explicó que los espacios verdes que rodean el perímetro quedarán en desuso durante este tiempo porque allí se harán movimientos de tierra y se instalarán los contenedores para la obra, pero posteriormente ya finalizado se reacondicionara toda la plaza, que fue una de las principales preocupaciones de los vecinos junto con la circulación de los vehículos.

Fuentes Confiables recorrió la zona y dialogó con los vecinos, uno de ellos que se ubica frente a la Embajada hace ya 49 años, comentó parte de los reclamos.

El alcalde en funciones del municipio B, Víctor Porrati, dijo que “va a haber un crecimiento de la embajada, como un anexo” y que se afectara en particular la fachada del edificio hacia la rambla; agregando que se prevé la recuperación de los espacios públicos afectados una vez  que culmine la obra. A su vez, destacó el buen accionar del consulado al dar a conocer cada aspecto del proyecto.

Algunos vecinos pidieron la creación de un estacionamiento subterráneo en la reunión dada la dificultad de encontrar lugar en esa zona de la ciudad y aprovechando el tiempo que demandara esta obra para construirlo en simultáneo, pero no han tenido novedades. Este pedido ya había sido elevado a la comuna en su momento pero fue rechazado.

La Embajada de los Estados Unidos dispuso una dirección de correo electrónico para recibir consultas, comentarios y sugerencias durante la obra: MVDreformaembajada@state.gov