Una robot que tiene más derechos que las mujeres en Arabia Saudita: este fue el puntapié inicial para la columna de humor de María Rosa Oña acerca de la inteligencia artificial y los aparatos que nos rodean.

Desde mujeres robots que cumplen la función de juguetes sexuales hasta cajeras de supermercado que parecen ser robots, la humorista recorrió los diferentes aparatos creados por el hombre, o que deberían ser creados. Llegó a la conclusión de que “el uruguayo como robot es una multiprocesadora”, ya que cumple las funciones de picar, moler, rallar y cortar pero alguien más debe encargarse del contenido.




NOTAS RELACIONADAS