De taquito a la mañana recibió a Álvaro Lista, quien se ha dedicado al estudio del cerebro, es neurobiólogo, psiquiatra y finalmente como psiconeurofarmacólogo. Tiene el primer centro científico de medicina anti-envejecimiento y preventiva basado en los últimos avances de la biomedicina.

“Cada gen de nuestro genoma. Los genes portan información que puede llegar a ser modificada por factores que vienen del exterior”, explicó Lista. “Las propias bacterias mandan información a nuestro genoma. Muchísimas variables pueden influir”, agregó.

“El proceso de envejecimiento es tan básico en nuestra especie que las variables por las que envejecemos por las mismas. El dormir bien, alimentarse bien y hacer ejercicio son variables fundamentales para controlar, pero no son las únicas que influyen en el envejecimiento”, dijo.

“El primer objetivo es comprimir la morbilidad. Hoy podemos decir que se le puede comprimir sus años de morbilidad dándole años libres de enfermedad”, planteó Lista.

“Se puede, por ejemplo, modificar cómo los genes procesan el estrés. Estudiamos ciertos genes, y sabemos que según su forma puede una persona ser mucho más vulnerable al estrés que otra”, explicó Lista.

Una oportunidad para desacelerar el envejecimiento, retardar la aparición de enfermedades, recuperar la vitalidad,  aumentar el desempeño y el bienestar. A través de información genómica, bioquímica, anatómica y personal para desarrollar un programa único para cada persona.