Lo que no fue posible en cinco meses de negociaciones se logró ayer en solo 24 horas. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han firmado hoy en el Congreso un preacuerdo de Gobierno que supone entregar al líder de Unidas Podemos una vicepresidencia del Ejecutivo socialista y ministerios a otros miembros de esta formación. Justo lo que el presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE se negó a hacer después de que Iglesias no aceptara en julio su oferta de una vicepresidencia social y tres ministerios se ha superado en tan solo unas horas.

El jefe del Ejecutivo en funciones, igual de meloso que Iglesias, ha asegurado que “los españoles han hablado y nos corresponde a los dirigentes políticos traducir su voluntad y superar la situación de bloqueo”. Sánchez ha obviado todos los inconvenientes que para él suponía un pacto con Podemos y ha manifestado que la vez anterior “no fue posible aunque estuvimos muy cerca”. “Somos conscientes de la decepción que supuso entre los votantes progresistas”. “El proyecto político es tan ilusionante que supera cualquier desencuentro político que hayamos podido tener”, ha afirmado. “Va a ser un Gobierno rotundamente progresista”.

DETALLES DEL PREACUERDO

1.- Consolidar el crecimiento y la creación de empleo. Combatir la precariedad del mercado laboral y garantizar trabajo digno, estable y de calidad.

2.- Trabajar por la regeneración y luchar contra la corrupción.

3.- Lucha contra el cambio climático.

4.- Fortalecer a las pequeñas y medianas empresas y a los/as autónomos/as.

5.- Aprobación de nuevos derechos que profundicen el reconocimiento de la dignidad de las personas como el derecho a una muerte digna, a la eutanasia, la salvaguarda de la diversidad y asegurar España como país de memoria y dignidad.

6.- Asegurar la cultura como derecho y combatir la precariedad en el sector.

7.- Políticas feministas: garantizar la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres a través de la lucha decidida contra la violencia machista y la igualdad retributiva.

8.- Revertir la despoblación: apoyo decidido a la llamada España vaciada.

9.- Garantizar la convivencia en Cataluña: el Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña.

10.- Justicia fiscal y equilibrio presupuestario.