Estaba enterrado y tenía un corte en el cuello. Según fuentes oficiales de Santa Cruz se habría tratado de un crimen “pasional-extorsivo”.

Fabián Gutiérrez, el ex secretario de Cristina Kirchner que estaba desaparecido desde el jueves, fue hallado muerto y enterrado en una de las viviendas allanadas en el barrio Aeropuerto Viejo de El Calafate, en el marco de la investigación del caso.

El hallazgo se produjo luego de que tres de los detenidos por el caso le confesaran al juez Carlos Narvarte que lo habían matado. De acuerdo con los primeros datos de la investigación, y según fuentes judiciales, se trataría de un crimen “pasional-extorsivo”.

Los supuestos asesinos tienen entre 19 y 23 años. Al parecer, el menor de ellos entabló una relación amorosa con Gutiérrez para ganarse su confianza y así poder extorsionarlo para obtener un rédito económico.

Fue así que junto a dos cómplices habrían secuestrado al ex secretario de Cristina Kirchner, lo golpearon brutalmente para obtener información y como no obtuvieron lo que pretendían -indicaron las fuentes-, “le habrían cortado el cuello”.

“Al juez le confesaron el lugar donde estaba el cuerpo. Son unos pobres pibes”, revelaron a Infobae. “Se ganaron su confianza. Entablaron una vinculación amorosa con fines extorsivos y como él no les decía dónde tenía el dinero, lo mataron. El ex secretario de la actual vicepresidenta había sido investigado y procesado por el juez Claudio Bonadio en el marco de la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno.

“Hemos logrado encontrar el cuerpo de Gutiérrez a instancias de la declaración de uno de los detenidos. Estaba enterrado”, comentó el magistrado a los medios locales luego de corroborar que los datos brindados en la confesión eran ciertos. Narvarte reveló otros detalles escabrosos: dijo que la víctima estaba “envuelta en una sabana, vestida, con fuerte golpe en la cabeza y con heridas de arma blanca”.

“Por el peso del cuerpo y el lugar donde estaba enterrado, suponemos que participó más de una persona. Estamos muy cerca de esclarecer el hecho”, añadió y sostuvo que entre el fallecido y los “había una relación sentimental muy profunda”.

De acuerdo con lo que pudo saber este medio, los ahora acusados que se quebraron ante el juez serían Facundo Zaeta (19) -el menor-, otro identificado como “Juanca” Monzón y un tercero de apellido Gómez. Al grupo se suma también la detención de otro joven que sería el hermano de Zaeta y quien fue capturado mientras intentaba huir en una camioneta. Al parecer, el joven tenía elementos que robó de la casa de Gutiérrez.

Con información de Infobae.