Estuvimos en contacto con el escritor argentino Hernán Casciari, su productora compró los derechos de la novela “La Uruguaya” para hacer la primera película de Orsai Audiovisuales con un método de financiación colectiva.

 

“El proyecto empezó el 1 de Enero, ese día empecé a pedir dinero y se va a estrenar el 28 de Diciembre, estamos buscando al actor principal y a la actriz protagónica que necesariamente tiene que ser uruguaya. Las personas que pusieron dinero para hacer la película que son 1930 productores asociados, en este momento pusieron USD 600.000 y ellos son las que deciden el casting”, comentaba Casciari respecto a la película “La Uruguaya”.

 

“Inicialmente me parece que es una pintura generacional muy bien confeccionada a personas de mi generación, de clase media de argentina, enfermitos por el tema del dolar, el dinero, en esta última década que pasó por cuestiones políticas y económicas. Uruguay al estar tan cerca empezó a ser como un sistema de ahorro, cruza el charco, busca dólares, los saca, los pone, los vende, osea la gente aburrida hace eso porque no tiene nada divertido que hacer con su vida”, respecto a la novela del argentino Pedro Mairal.

 

La Uruguaya es la historia de un escritor que cruza a Montevideo porque le pagaron en España una plata que el no quiere recibir en Argentina para que no se devalúe, entonces la pone en una cuenta de Montevideo y cruza a buscarla que es ilegal porque la tiene que traer metida entre la ropa. En Montevideo tiene una especie de affaire con una chica mucho más joven que el, el es un escritor de cuarenta y pico, casado y este affaire con Magalí Guerra que es la uruguaya forma parte del recorrido de esta película que habla de un problema mental que tenemos con el dinero y otro problema mental con lo extra matrimonial”

 

“El jugador de fútbol Sebastián Papelito Fernández es uno de los productores asociados, nos ofreció su propia cuenta bancaria e hicimos toda la transacción montevideana desde la cuenta de papelito, en un momento el tuvo USD 180.000 nuestros y yo tuve la clave de su cuenta, una confianza absoluta entre dos personas que nunca nos vimos las caras todavía”

 

“La historia de El Mejor Infarto de Mi Vida  se la vendí a Disney un poquito antes de la pandemia, la están desarrollando ellos y yo no tengo la menor idea de lo que están haciendo. Me pidieron de entrada que no tuviera que ver con el guión y me negué, no quiero saber nada. No creo que esta historia sea buena literariamente, cuando la llevas a ficción termina tan bien que es melosa y me imagino que Disney la compra con intenciones de ser una película inspiradora. Incluso si hubiera sido una historia más potable, generalmente cuando no dirijo doy un paso a costado. Es imposible que yo pueda venderle a nadie una historia en donde un personaje real cuenta también su vida, es un proyecto que vendimos mano a mano con Javier Artigas”

 

Escuchá la nota completa aquí: