Fue procesado con prisión el hombre de 33 años que asesinó a su expareja, una mujer de 21 años, en San Luis, Canelones. Le provocó “dos decenas” de puñaladas luego de discutir, tras consumir cocahína. El hombre se mostró arrepentido, según explicó el juez de la casua, Marcos Seijas.

A fines de abril la mujer había denunciado al hombre por un episodio de violencia doméstica, por lo que la Justicia había decretado una restricción de no acercamiento por un plazo de 120 días. Sin embargo, esa restricción no se cumplía y ambos se seguían viendo. El viernes la pareja concurrió a una casa en San Luis que pertenecía al tío del agresor. Esa noche consumieron cocaína y en determinado momento discutieron y fue allí cuando la mató.
Posteriormente escapó y luego fue encontrado por la policía en un monte cercano. Había caído en una cañada y se encontraba con poca ropa y con síntomas de hipotermia. Tras declarar el fin de semana ante el juez Seijas, el magistrado resolvió procesarlo, según lo narró a Telemundo:
En otro tramo, Seijas contó que el hombre se mostró arrepentido y explicó cómo fue su detención: