Internos de la Unidad Nº 29 de Florida donaron galletas malteadas elaboradas por ellos mismos a los afectados por las inundaciones. En los próximos días, un grupo de internos trabajará para poner en condiciones algunas de las 150 viviendas para que las familias puedan retornar a sus hogares.

Ante la emergencia climática que vive Florida, el equipo de dirección de la Unidad Nº 29 del Instituto Nacional de Rehabilitación se puso en contacto con el Comité Departamental de Emergencia con el fin de brindarle su colaboración a las 150 familias afectadas por las inundaciones. Así fue que el Molino Florida donó la harina y los internos que forman parte del curso de panadería que imparte la UTU en la Unidad se encargaron de elaborar las galletas malteadas que fueron distribuidas entre los damnificados.

Por otro lado, en los próximos días, ocho personas privadas de libertad se sumarán al trabajo conjunto del SINAE, la Intendencia y el Ejército Nacional, en las tareas del “plan retorno”. Los internos realizarán trabajos de desinfección y limpieza en las viviendas, además del traslado de las pertenencias de las 150 familias desplazadas.

El director de la Unidad Nº 29, Enrique Mesa, informó que el establecimiento penitenciario se integrará de forma permanente al Comité Departamental de Emergencia.

Obras en el hospital
Los internos culminaron la pintura de un piso de internación en el hospital de Florida, tarea que forma parte de la segunda etapa del trabajo que realizan desde el mes de junio en el centro asistencial. En la primera etapa, los internos pintaron el muro y fachada; mientras que en la tercera etapa se encargarán de la pintura de las persianas.




NOTAS RELACIONADAS