Un lobo marino fue rescatado, curado y vuelto al mar, como resultado del protocolo de trabajo que establecimos con la Facultad de Veterinaria de la Universidad de la República.

El sábado 13 de enero la Secretaría de Educación Física, Deporte y Recreación solicitó apoyo del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed), porque guardavidas de las playas Honda y de los Ingleses avisataron un lobo de mar en dificultades.

De inmediato se puso en marcha el protocolo, que implica el alerta a la Facultad para que profesionales especializados intervengan en el lugar.

El animal tenía una red y bolsas de nailon en su cuello, lo que le había provocado una herida. La intervención, que duró poco más de una hora, permitió retirar los elementos, curar al animal y que regresara a las aguas.

Es la segunda vez en esta temporada que se actúa en forma coordinada para ayudar a un lobo en dificultades. El primer rescate fue en playa Buceo.

El acuerdo establecido entre la Intendencia y Facultad de Veterinaria tiene como objetivos cuidar la fauna marina y la seguridad de las personas. En materia de seguridad se trata de evitar los riesgos de quienes, con buena voluntad, se acercan a colaborar sin tener en cuenta los peligros que enfrentan en esas circunstancias.




NOTAS RELACIONADAS