Un grupo se inversores, liderado por el empresario italiano Giusseppe Cipriani, adquirieron el Hotel San Rafael de Punta del Este, fundado en 1948, por 40 millones de dólares.

El hotel se encuentra clausurado y con su infraestructura en grave estado de conservación.

El intendente de Maldonado, Enrique Antía, dijo en rueda de prensa que “la venta del San Rafael es algo que va a trascender porque es salvar el ícono de tantos años de Punta del Este que se estaba cayendo y hace 8 años que estaba abandonado y dando una imagen muy mala”.