Antonio Ladra, en la columna “Lugar a dudas” en Fuentes Confiables, se refirió a la posible importancia de Cabildo Abierto en un futuro gobierno.

Es la sorpresa de la campaña electoral: la aparición de Guido Manini Ríos con su sector expresando al segmento más derechista del país.

Según las encuestas, Cabildo Abierto es hoy la cuarta fuerza y amenaza al Partido Colorado. Por lo pronto se estima que de conseguir en votos lo que marcan los números de las consultoras, Cabildo Abierto puede aspirar sin problemas a tres senadores.

El historiador Fernando López D’Alesandro adjudica el surgimiento de Manini a lo hecho por el Frente Amplio y además al pésimo manejo del tema militar por parte de blancos y colorados. Mientras que ellos los apañaban y les temían, sólo el FA los puso en el lugar que les guarda la Constitución.

Los militares no necesitaron representación política, les bastaba con blancos y colorados para estar a buen resguardo de la Justicia. Con el FA todo cambió. Ante la orfandad política y por múltiples razones, tanto de poder como ideológicas y culturales, las Fuerzas Armadas necesitaron expresarse. En ese sentido la candidatura del general Manini es el producto directo del éxito del FA en poner autoridad ante una institución apañada y mal acostumbrada por colorados y blancos a hacer lo que quería.

Esta es una lectura, pero no toda, porque Manini es también un producto del MLN que surgió de las entrañas de un Ministerio de Defensa que tenía a su frente a Eleuterio Fernández Huidobro. Las coincidencias entre el pensamiento de Fernández Huidobro y Manini son notables: antiliberalismo, nacionalismo populista, revisionismo histórico de inspiración peronista-chavista.

No se puede obviar este hecho ni tampoco el discurso de Manini en ocasión del sepelio de Fernández Huidobro. Hubo entre ellos un pacto. Fue claro y evidente. Hoy sin Fernández Huidobro tuvo necesidad de expresarse políticamente.

Pero lo que importa ahora es analizar no como surgió Manini ni por qué, sino lo que va a pasar si llega a gobernar Lacalle Pou en esa coalición multicolor como le gusta decir.

Manini es un caudillo militar con gran ascendencia entre sus pares, quizás similar a la que tuvo en su momento Hugo Medina. De porte autoritario y personalista con una posición confusa respecto de la democracia a quien se le han sumado algunos personajes bastante problemáticos como Jorge Azar que fuera representante de Uruguay en la Organización de Naciones Unidas en el período 1977-1982 quien no ha dudado en justificar el golpe de estado: “En el 73 hubo que tomar medidas para terminar con el terrorismo. Quizás se extendió más de lo necesario, pero ero necesario para ordenar el país y ponerlo en camino para que los partidos políticos y la democracia vuelvan a nosotros”, dijo en el programa Todo pasa de Océano FM.

Manini que se sepa no le enmendó la plana.

Ha sido llamativo también esa posición de Manini de reducir la cantidad de parlamentarios.

Tampoco le enmendó la plana a su candidato vicepresidente Guillermo Domenech cuando al criticar la agenda de derechos del Frente Amplio largó: “dentro de poco nos van a imponer una ley por la que la homosexualidad sea obligatoria”, según declaración recogidas por San José ahora.

Estas son las pistas por donde va ir Cabildo Abierto y este partido tendrá la llave de la gobernabilidad de un probable gobierno de Lacalle Pou. Porque si hay una certeza es que no va haber mayorías políticas y Cabildo Abierto tendrá la llave

Veamos algunos casos.

En materia laboral Manini se expresó por la negociación colectiva por empresa y no por rama. Otro cambio.

Y si había alguna intención de reformar la caja militar eso ya quedó por el camino. No podrá ser.

Cabildo Abierto es un partido de la extrema derecha uruguaya, de ideología nacionalista y conservador, ultranacionalista enfrentado a la globalización. Por eso es de recibo preguntarse ¿qué posición tiene Manini respecto del acuerdo Unión Europea-Mercosur? Es una incógnita, pero si no da los votos, Uruguay puede llegar a no refrendar ese acuerdo.

La historia política de las terceras posiciones en el Uruguay, asumiendo que hay un polo en los partidos tradicionales y el otro con el Frente Amplio, son difíciles de mantener. El Partido Independiente es una muestra de ello. Sin embargo, hoy, dado el panorama político que se presenta, hay un campo fértil para que Cabildo Abierto ingrese con fuerza en el parlamento y puede ser definitorio.

Como sea hay muchas incógnitas, pero como dice Lito Nebbia Solo se trata de vivir.

Escuche la columna aquí