De taquito a la mañana recibió a Patricia Román, fundadora de Tatami, empresa que se dedica al desarrollo de salas de lactancia materna en el ámbito laboral para cumplir con las necesidades de las madres en esta materia.

“Todo comenzó con una campaña “Doy teta, doy vida”, entonces comenzamos a investigar ante la ley que se venía qué sucedía en las empresas y nos dimos cuenta que las salas de lactancia eran una necesidad en muchas de ellas”, contó Román.

“No tener el espacio de lactancia implica entre otras cosas que las mamás suelen ir a los baños y la extracción en un baño no es higiénico y además les baja la producción de leche porque no están dadas las condiciones para ese fin”, explicó Román.

“Por una parte el MSP solicita que se amamante hasta los dos años, pero las empresas no están preparadas para la extracción entonces se genera una incongruencia que perjudica la lactancia”, sostuvo Román.

“Por otra parte hay que educar en materia de lactancia a empresarios, la mamá trabaja 4 horas pero es necesario que se sepa que las mamás se deben extraer a las 3 horas por lo cual es muy probable que lleguen y se extraigan o lo deban hacer durante esas cuatro horas”, dijo.

“En nuestra experiencia las salas de lactancia se respetan más en el ámbito público que en el privado, hay mayor conciencia de la importancia que tiene para la madre”, afirmó.

Escuchá la entrevista completa acá