Muchos residentes del cono urbano bonaerense no quieren realizarse el testeo por miedo a perder su casa.

En Argentina, la cuarentena obligatoria -“eterna, como dicen los más escépticos”- durará hasta el 26 de mayo, comentó el corresponsal de Punto de Encuentro Ignacio Quartino. Este fin de semana, el presidente Alberto Fernández anunciará oficialmente la extensión de la cuarentena. Si bien la ola de contagios está controlada, hay focos en las villas -asentamientos-, lo cual es “una bomba de tiempo”, explicó Quartino,

En Buenos Aires, 30 de 39 testeos resultaron positivos en la Villa 31. El gobierno Nacional, Ciudad y Provincia evalúan dar marcha atrás con las flexibilizaciones. “Son zonas críticas a nivel social y la gente no quiere hacerse testeos, porque en caso de que dé positivo se quedan en un hotel y otra persona ocupa su casa”, explicó Quartino. Además -y como siempre en la situación económica de la emergencia sanitaria- conseguir un jornal en el trabajo sigue siendo una dificultad. 

Por otro lado, la salud mental sigue siendo una preocupación en todas las edades, desde los más chicos a los adultos mayores. Tener una casa con jardín podría ser un salvavidas, pero no todos tienen esa suerte. Además, la flexibilización en medidas y aperturas de espacios públicos brilla por su ausencia, ya que parques y plazas permanecen cerrados con candado.

Escuchá la columna completa: