El presidente de INAU planteó que es necesario plantearse si “el Estado está siendo eficaz a la hora de los procesos de resocialización de menores en conflicto con la ley.

Los directores de Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay, fueron recibidos por la Comisión especial del Senado que analiza la Ley de Urgente Consideración para intercambiar sobre el régimen de adopciones.

En relación a los cuatro artículos que plantean modificaciones, el titular del Instituto, Pablo Abdala aseguró que son “ajustes que van a agilizar los tramites de adopción. En un plazo máximo de 18 meses para que INAU realice la tarea de valoración de familia adoptante”.

En segundo lugar plantea “la unificación de dos procesos judiciales que tiene que ver con la instancia de separación definitiva de la familia de origen y de la adopción plana, hoy se hace en instancias judiciales separadas, la idea es unificarlas, sobre eso hay consenso” señaló.

Abdala indicó que “se establece una excepción, si se diera situacion que el Juez deba resolver entre la propuesta de INAU y otra situación de tenencia lícita de ese mismo niño con otra familia a la cual esté plenamente integrado, el Juez podrá prescindir de la recomendación del INAU y entregar ese niño en adopción a esa otra familia. Siempre poniendo por delante lo mejor para satisfacer el interés del niño”. 

Vamos a estar en condiciones de que los plazos se acorten. Explicó que actualmente “el proceso de valoración lleva hasta 4 años, parecen periodos injustamente prolongados”. Señaló que hay una “aparente contradicción, el del niño y el de la familia interesada en adoptar”. Aseguró “parece que un plazo máximo de 18 meses es lo suficientemente garantista y prudente para contemplar todas las situaciones que se pueden dar”.

 

Informó que hay “400 niños en condiciones de adoptabilidad, una parte muy importante tiene dificultades para ser adoptados, sobretodo la edad. No es lo mismo dar en adopción un niño de entre 0 a 3 años que un adolescente de 15 años. Es necesario que haya mas familias en condiciones de adoptar. Hay 500 que manifiestan voluntad de adoptar pero solo 80 terminaron tramites y están inscritas en registro”.

“Un niño adoptado es un niño menos que tenemos internado en los centros de INAU. El país tiene una de las tasas más altas de la región y del continente en cuanto a niveles de internación en relación a la población”.

Abdala defendió el proyecto “es muy cauteloso en cuanto a modificaciones en el camino correcto, con prudencia, que no plantea un gran debate pero mejora lo que tenemos para tener mejores resultados”.

 

Consultado sobre los cambios en penas a adolescentes que introduce el proyecto, explicó que “no fue un tema de análisis en la comisión, si bien el organismo especializado es el INISA (Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente) , tenemos frontera difusa porque INAU lleva los programas. Los menores de edad que ingresan al INISA, recobran la libertad cuando son menores de edad, y como se encuentran en condición de desamparo, la Justicia de Familia ordena su internación en un hogar del INAU. Eso genera dificultades en esos centros, con adolescentes que nunca tuvieron problemas con la ley, la convivencia genera una contaminación del ambiente y situaciones complejas. Debiéramos analizar si el Estado está siendo eficaz a la hora de los procesos de resocialización de menores en conflicto con la ley” finalizó Abdala.

Foto: FocoUy