Las Escuelas Rurales Nº 36 de Sauce Chico,Nº 83 de Colonia Rubio y Nº 108 de Paso Fialho están encarando un desafiante proyecto: Investigar, diseñar y construir a escala La Casa del Futuro en el marco del concurso anual impulsado por Salto Grande. Esta competencia es un ámbito para la sensibilización en el uso responsable de la energía eléctrica y los recursos naturales.
“La Casa del Futuro” es una casa ecológica y pasiva, amigable con el medio ambiente. Utiliza todos los recursos tecnológicos disponibles para lograr un ambiente confortable y dinámico que responda a las demandas y necesidades de una persona inserta en la sociedad actual.

Ésta construcción busca brindar las comodidades de cualquier casa, con un funcionamiento totalmente autosuficiente, que funciona a través de las energías renovables como biomasa, solar y eólica. Además cuenta con un sistema de recolección de agua de lluvia y filtración, así como molinos eólicos de extracción de aguas semisurgentes para reutilizar y aprovechar los recursos naturales al máximo.

Esta propuesta busca causar el menor impacto ambiental en todo el proceso. El diseño contempla las pautas de la arquitectura bioclimática para aprovechar los recursos naturales existentes de cara a un menor aporte energético. Aspectos como la orientación, el asoleamiento, ventilación, los vientos, la vegetación son tenidos en cuenta para su ubicación.

En la construcción se utilizan materiales naturales, sostenibles y reciclables para lograr rendimientos térmicos que permitan un ahorro energético además de reafirmar y promover una gestión de residuos. Para ello se incorporan materiales de construcción como neumáticos y botellas en las paredes. Tecnología de techos verdes, lámparas de agua para la iluminación interior diurna y una plataforma oscilante que permita a la casa seguir el movimiento aparente del sol y así asegurar la maximización del astro rey como fuente de energía.

Todo esto buscando el apoyo de la comunidad para propiciar la participación en la investigación y construcción de la maqueta, generando espacios de reflexión sobre la viabilidad y factibilidad de introducir estas innovaciones en la cultura diaria; no solo en referencia a la construcción con materiales alternativos y amigables con el medio ambiente, sino también en la re utilización de residuos y recursos naturales.

En definitiva la participación de estas tres instituciones rurales en este concurso ha sido el gatillo para iniciar una reflexión, investigación y posible factor de cambio cultural en pos de mejorar calidad de vida a través de una actitud responsable con el ambiente que redunda en un ahorro económico.
El ahorro de energía o eficiencia energética, consiste en la optimización del consumo energético, cuyo objeto es disminuir el uso de energía pero produciendo los mismos resultados finales.
La energía se utiliza para obtener diferentes resultados, como por ejemplo para calentar la casa en invierno. A menudo se pueden obtener los mismos resultados con diferentes usos energéticos. La eficiencia energética es más alta cuanta menos energía se pierda durante su extracción, transformación, distribución y uso.

El ahorro en la generación de energía se produce por ejemplo por medio de centrales eléctricas con elevado rendimiento, o por medio de la cogeneración que produce simultáneamente energía eléctrica y energía térmica útil.

Podemos también mejorar el ahorro energético por ejemplo haciendo uso de las bombillas de bajo consumo (o lámparas fluorescentes) o con un buen aislamiento térmico en nuestra vivienda.

Si pensamos en todas las actividades que hacemos durante el día, casi siempre utilizamos la energía eléctrica. Sin embargo, debe tenerse en cuenta lo que supone el consumo de la electricidad.
Algunas fuentes de energía se agotan.
El modo de transportar, extraer y consumir esta energía afecta al medio ambiente.
Hoy en día se esta tratando de proteger el medio ambiente mediante, por ejemplo, el ahorro energético y el desarrollo sostenible.
El ahorro energético supone un ahorro de recursos naturales para salvaguardar al medio ambiente y fomentar un desarrollo sustentable. Por este motivo, debemos de ser responsables mediante un consumo de la energía moderado.

La etiqueta energética indica el consumo de energía de los electrodomésticos y nos informa de las características energéticas del aparato. Desde el año 1995, todas las tiendas que venden aparatos eléctricos están obligadas a mostrar esta etiqueta según la normativa de la Union Europea (Directiva 95/12).
En la etiqueta se muestran los niveles de consumo de energía mediante una letra que va desde la A+++ a la D, con lo que hay siete niveles. La A+++ indica la máxima eficiencia y la D la mínima. Un electrodoméstico de clase A+++, por ejemplo, consume un 22% menos de lo que consume uno de tipo medio.
Cuando compremos un electrodoméstico debemos fijarnos en su etiqueta energética, ya que son los más eficientes, fomentando el ahorro de energía y el desarrollo sostenible manteniendo nuestra calidad de vida.
Consejos para ahorrar electricidad en la climatización del hogar
para climatizar el hogar de una manera sostenible y ahorrando energía,se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:
• Temperatura : lo ideal es una temperatura interior de 19 a 21 ºC en invierno y de 22 a 26 ºC en verano.
• Ventilación: hemos de dedicar unos 10 minutos al día a ventilar la casa a primera hora de la mañana.
• Orientación del edificio : la fachada principal tendría que orientarse mirando al sur y evitar los ventanales mirando al oeste, para así aprovechar la luz y calor del sol.
• Aislamiento térmico : es clave porque puede ahorrar calefacción y refrigeración.
• Complementos para equilibrar la temperatura: dejar entrar el sol en invierno y no dejarlo pasarlo en verano, permite ahorrar calefacción y refrigeración.
• Ventanas: el doble cristal permite ahorrar un 25% de energía en calefacción y aislar del ruido del exterior.
• Persianas: ayudan a ventilar la casa en verano y bloquear el paso del sol.
• Cortinas: permiten conservar el calor de las habitaciones en invierno y ahorrar el paso de sol en verano.
• Aparatos para refrescar el ambiente: el ventilador consume menos energía que el aire acondicionado.




NOTAS RELACIONADAS