Fuentes Confiables recibió a Ernesto Talvi, Director Académico de CERES para dialogar sobre la realidad económica del Uruguay y su posible incusrsión en el terreno político.

Talvi expresó que “lamentablemente en los últimos tiempos no hemos mejorado. Los gobiernos democráticos lo han intentado pero no hemos conseguido resultados. Uruguay es un país fragmentado. La fractura social es grave. Esto tiene larga data. Arranca en el 82 cuando tuvimos una megadevaluación. Entendemos que empezar a revertir la fractura es con un cambio de paradigma educativo. Después de años de ajustes el déficit fiscal continúa siendo el mismo. Hay que tener un poquito de respeto por el dinero de los contribuyentes. Si uno contrata 50 mil personas y si hay maestros y docentes dentro de ellos, se tiene que ofrecer a cambio mejores resultados en materia educativa”.

Dijo que no le sorprendió el aumento de tarifas, “en este momento el aumento de tarifas preserva el superávit que las empresas del Estado le transmiten a Rentas Generales que son U$S 500 millones. Después de 3 años de ajustes el déficit fiscal es el mismo que hace 2 años. Estamos implosionando hacia abajo. No me sorprende. El Dr. Vázquez recibió un desequilibrio en las cuentas públicas enorme. El festival de gastos que se hizo en el gobierno de Mujica no tiene antecedentes históricos”.

“Uruguay creció de 2004 a 2013, eso después se frenó. Estamos viendo crecimiento en la producción pero con varios problemas. Nosotros sugerimos para bajar el número de empleados públicos no renovar a todos. Eso le ahorraría al pais 800 millones de dólares al año. Esperemos que se resuelva bien. El país no está para aventuras financieras. Fue buena decisión  atraer una inversión como la de UPM”

Sobre la educación manifestó que “tenemos que preparar a nuestros hijos para lo desconocido. Los cambios son muy vertiginosos. Preparar en capacidades, en innovar, psico y socio emocionales, trabajar en equipo. Siempre le digo a mis hijos: Que hagan los que les apasiona. Solo uno se vuelve bueno en lo que le gusta. Mi padre me dijo que lo único queme iba a dejar era lo que te dejo en la cabeza. A mis hijos le exijo que hagan el esfuerzo porque pueden estudiar. Hay que cambiar el paradigma de gestión educativa para darle un futuro a los chiquilines y empezar a revertir la fractura social”.

Sobre su participación en política recordo que “el primero en venir a plantearme y yo se lo agradezco fue Jorge Batlle. Él manejo la crisis con mano firme con un equipo fantástico. Construyó a partir de una crisis espantosa una marca país porque Uruguay cumplió con los compromisos. El Dr. Batlle era un republicano, un liberal que no vivía en el presente, estaba en el pasado proyectando el futuro. Él me alentó en tratar de entrar en política.La decisión la voy a tomar a mediados del 2018. Si en ese proceso de decisión entendemos que la política es un mecanismo efectivo para los cambios lo voy a hacer,  sino mi compromiso para el país seguirá siendo el mismo. Estoy mucho más cerca del ciudadano. ha sido una experiencia riquísima. Las élites políticas o aquellas que pueden influir no alcanzan. Hay que recuperar una forma de debate para procesar nuestros desacuerdos y que no vaya al ataque personal.

 

Aquí la entrevista completa con Aldo Silva:

 




NOTAS RELACIONADAS