Ryan Mckenna saltó a la fama como el “selfie kid” del último Super Bowl del pasado 4 de febrero. El joven de 13 años se tomó una selfie con el cantante Justin Timberlake cuando él se metió entre el público. Luego de cumplir con su objetivo, Mckenna dejó de prestar atención al artista, que continuaba bailando a su lado, por tener la vista fija en su celular y darle prioridad a subir esa foto recién tomada a sus redes sociales.

A partir de esta tendencia a registrar cada momento con el objetivo de publicar todo en las redes sociales, ¿te parece que dejamos un poco de disfrutar el momento? Escuchá las opiniones de la gente en la calle.




NOTAS RELACIONADAS