Un nuevo capítulo en el caso del empresario y gremialista argentino, Marcelo Balcedo, quien cumple prisión preventiva desde los primeros días de enero, se conoció en las últimas horas, vinculado a la flota de automóviles que tenía en Playa Verde. El director de Remates y Depósitos Judiciales solicitó el remate de 7 unidades de alta gama, pertenecientes a Balcedo y su esposa.

Según consignó El País, el director de la División Remates y Depósitos Judiciales, Fernando Repetto, pidió a la jueza especializada en Crimen Organizado de 4° Turno, María Helena Mainard, el remate de 7 coches de alta gama que componen la flota de Marcelo Balcedo y Paola Fiege.

El funcionario elevó el pedido a la Jueza Mainard el 2 de octubre, solicitando el remate de un Mercedes Benz Mc Laren, dos Porsche modelos Panamera y Boxter, un Chevrolet Camaro y las camionetas Ford Raptor, Land Rover Range y Dodge Ram, cuyo costo total superaría US$ 1 millón.

Fuentes vinculadas a Balcedo, según El País, cuestionaron este petitorio, ya que a 10 meses de que se iniciara el proceso penal, el matrimonio argentino enfrentó la cárcel, el escarnio público y ahora el remate de bienes sin que haya hasta ahora una acusación del Fiscal Alejandro Machado.

Mientras tanto, Clarín informa que la madre del sindicalista y empresario Marcelo Balcedo, enjuiciado en Uruguay en el conocido caso del chalet El Gran Chaparral, fue detenida en Argentina.

Myriam Reneé Chávez está acusada de haber recibido 64 millones de pesos argentinos del Soeme (el sindicato de Balcedo) entre 2012 y 2017.

La mujer quedó detenida durante un operativo realizado por Gendarmería y ordenado por el juez federal de La Plata Ernesto Kreplak, informó Clarín. El procedimiento se llevó a cabo en el lujoso country Abril de la localidad de Hudson.

La madre del ex titular del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme) habría recibido este dinero en las cuentas bancarias del periódico platense Diario Hoy y la radio FM 92, que la mujer comanda. Se la acusa e de asociación ilícita y lavado de dinero.

Myriam había intentado desligarse de su hijo en una carta pública titulada “Yo madre, pido perdón”. “Se me parte el corazón, porque pensar que un hijo mío haya podido hacer todo lo que los diarios y la televisión dicen que hizo me hace preguntar cómo es eso posible”, afirmó entonces.