Guillermo Domenech, presidente del partido político Cabildo Abierto el cual que promueve la candidatura a la presidencia de Guido Manini Ríos, en entrevista con Aldo Silva en Fuentes Confiables, afirmó que no tienen intención militar, “Somos una propuesta que no tenemos relación con los hechos del 73′”.

En cuanto al ex comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, señaló que “nunca lo habíamos valorado en su real dimensión. Lo vimos preocupado por el tema social, la propuesta sobre los mal llamados ni-ni, ahí nos llamo la atención, nos pareció interesante”. Agregó que “la capacidad que tienen las Fuerzas Armadas de dar capacidad práctica, podría contribuir a resolver el problema de los ni-ni”. Y señaló: “Manini Ríos logró encolumnar al Ejército, eso nos llevo a valorar su personalidad”

Si bien apoyan al ex comandante en jefe, todavía esperan que tome una decisión, por lo que comentó: “No podemos ocultar que si dice que no sería un golpe importante”. Asimismo expresó que “hay un Plan B con una personalidad con mucho relieve. Eso lo vamos a decidir en conjunto, queremos agotar esta vía. Estamos ansiosos esperando al respuesta de Manini Ríos”. Aunque asimiló que “la política es un campo que desconocemos. Hemos pensado en un plazo de una semana para que pueda meditar la decisión. Sino tendremos que ir al Plan B”.

Domenech señaló: “Ya tuvimos un presidente que antes fue preso por hechos que tenían un contorno político, hechos dolorosos en la República. Sería indeseable volver a transitar eso. Se están alentado odios que debemos dejar atrás. No podemos seguir enfrentados”. Afirmó además que “la judicialización de la política sería terrible. Estoy estrechamente vinculado a la Argentina y fíjese lo que esta pasando allí. Una ex presidenta bombardeada con juicios tiene posibilidades de ganar la elección. No deseo que Uruguay tenga una grieta”.

Escuche la nota completa aquí

En cuanto a la destitución del cargo a Manini Ríos el día que se reunió con Tabaré Vázquez, indicó que es curioso que no haya trascendido su informe, el cual le presentó al Presidente y “sólo trascendió una parte. ¿No será bueno investigar que dijo Manini Ríos?”, se cuestionó.

Domenech dijo: “Hoy se compensa un delito con 100 tortas fritas”, haciendo referencia a los sucedido en San Ramón, Canelones. Siguió asegurando: “Algo ha sucedido y sucede. Yo diría que en líneas generales tengo el más alto concepto por los funcionarios judiciales y los fiscales, pero se cometen errores que es consustancial a los humanos”.

“Es peligroso el camino que se está transitando. Una imputación del Fiscal de Corte puede radicalizar las posiciones”, señaló el escribano.

Domenech afirmó que son optimistas ya que “los orientales quieren tener otra opción” y aunque “las viejas opciones son respetables”, señaló que le han preguntado “si quieren tener un candidato que sean el Bolsonaro uruguayo”.

Con respecto a la dictadura, indicó: “Somos una propuesta que no tenemos relación con los hechos del 73′. Sería absolutamente indeseable recorrer un camino que se transitó con mucho dolor. El partido no tienen intención militar“.

“Es lícito que queramos aprovechar la popularidad de Manini Ríos. Hasta los ultraliberales hablan de la competencia pero en el fondo molesta que se compita. Cabildo Abierto es competencia” aseguró, y puso como ejemplo a Juan Sartori, de quien expresó que “no fue bien recibido y hoy ya parece instalado”.

En cuanto al gobierno del Frente Amplio, afirmó que “no tengo una visión crítica”, aunque destacó: “Mis conclusiones personales es que ha habido un manejo bastante razonable de la economía y de la deuda externa. Hay ideas como el Ministerio de Desarrollo Social que es buena, no compartimos como se desarrolló”.

Domenech comentó que “hay necesidad de que la gente gane su sustento trabajando. Hay miles de personas que viven de asignaciones de dinero sin contraprestación. Hay que buscar que la gente pueda trabajar”. Además indicó que “uno de los grandes problemas del Uruguay y el mundo es la inseguridad. No es bueno que uno haga lo que haga el otro”. Aseguró que no firmó la campaña “Vivir sin miedo”, ya que “el tema es más de gestión. No estoy de acuerdo en introducir modificaciones a la Constitución”.