Morales dijo tener “mucho miedo” a que se produzca una guerra civil en el país e instó a sus seguidores a buscar el diálogo para evitar más muertes. Además, admitió que “tal vez fue un error” volver a presentarse como candidato.

El ex presidente de Bolivia Evo Morales dijo en entrevista con agencia EFE, que vería de manera favorable que la Unión Europea (UE) y ex mandatarios como José “Pepe” Mujica o José Luis Rodríguez Zapatero participaran como mediadores para acabar con la grave crisis en su país.

Desde México donde permanece como asilado porlítico desde el 12 de noviembre, que no ha tenido contacto con diplomáticos españoles o europeos desde su renuncia al poder el 10 de noviembre, aunque consideró algo positivo la implicación de España o algunos países de la UE.

“Qué bueno sería que España o (el antiguo jefe del Ejecutivo español José Luis Rodríguez) Zapatero, experto en mediación, Pepe Mujica u otros gobiernos se sumen a la mediación para la pacificación”, opinó Morales.

No obstante, se mostró crítico con “algunos países de la Unión Europea que tomaron una posición”, en referencia al apoyo de Reino Unido al nuevo gobierno en consonancia con la decisión de Estados Unidos. “No me gustó, pero si toman esta posición (de mediadores), bienvenidos”, agregó en declaraciones a agencia EFE.

Morales dijo que tiene “mucho miedo” a que estalle en Bolivia una guerra civil por lo que hizo un llamamiento este domingo para que sus compatriotas acaben de inmediato con los enfrentamientos sin condiciones y sin pedir nada a cambio, “al contrario que la ayuda que ofrece Estados Unidos. Siempre está condicionada”, puntualizó.

“Ahora después de semejante masacre, los que están movilizados ya no quieren diálogo”, sino primero echar al nuevo gobierno y ver “cómo recomponer el Estado”, dijo. Sin embargo, Morales reiteró su llamamiento a dialogar y reducir la confrontación entre sus seguidores y el Gobierno de transición: “La posición que está creciendo es la de ‘fuera la dictadura y viva la democracia’. Mi gran deseo es que haya un diálogo con mediadores”, expresó.

Morales ve necesaria su participación en este “diálogo nacional” para “pacificar Bolivia” dado que tiene “mucha autoridad para hablar” con los dos bandos enfrentados.

Sobre unas eventuales elecciones, aseguró que no está “aferrado” a ser candidato, y volvió a criticar al reporte de la OEA que lo llevó inmediatamente a convocar nuevas elecciones, horas antes de presentar su renuncia: “Aunque ganamos en la primera vuelta las elecciones lamento mucho ese informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que tomó una posición política, y no técnica o jurídica”. Además, aseguró que el panorama político ha cambiado: “Después de tanta masacre la situación política ha cambiado. El pueblo se ha movilizado y dice ‘fuera la dictadura’”.

 “Tal vez mi error fue aceptar la candidatura (que le ofrecieron) los militantes y los movimientos sociales. Una candidatura basada en una sentencia constitucional. Quién sabe si fue un error pero a mí me dijeron.

Además, consultado sobre los persistentes enfrentamientos, dijo tener “mucho miedo” por la posibilidad de una guerra civil. “En nuestra gestión hemos unido campo y ciudad, oriente y occidente, profesionales y no profesionales. Ahora vienen grupos violentos. Pandilleros, drogadictos, pagados. Incluso se han infiltrado en las universidades. Y se organizan como paramilitares. Hago un llamado a mi pueblo, del campo o de la ciudad; pobres, humildes o pudientes que ostentan el poder económico, a que no podemos estar enfrentados, peleando”, expresó.

Con información de Infobae