De taquito a la mañana recibió a Silvia Copello, educadora sexual y terapeuta menstrual, que habló sobre los preservativos semáforo.

“En el avance de la ciencia se crearon preservativos que detectan enfermedades de transmisión sexual”, contó Copello. “Por ejemplo, si la mujer tiene clamidia, el preservativo se vuelve verde, si tiene HPV se transforma en morado, y si tiene sífilis, en azul”.

“Se eligieron estas infecciones porque son denominadas ‘sordas’. Algunas como la sífilis y el HPV en ocasiones no se detectan de inmediato”, afirmó.
“El tema es que no detectan las enfermedades de transmisión sexual en el hombre, lo cual puede ser considerado discriminatorio”.

“Lo que no se discute es que se debe usar preservativo porque es la única protección contra las enfermedades de transmisión sexual. Hay 376 millones de casos anuales de sífilis, es decir que una enfermedad que ya había bajado sustancialmente en su aparición, reapareció. Esto demuestra que se bajó la guardia y no hay campañas de bien público que acompañen”, sostuvo la columnista.

Y las parejas estables no están a salvo, según contó Copello: “El discurso de la pareja estable hace que pensemos que estamos a salvo de las enfermedades sexuales, pero eso no funciona en todos los casos, porque basta que un integrante de la pareja tenga relaciones fuera de la pareja y ya es suficiente”.

Escuchá la columna aquí