Mariela Marenco en su columna “El arte de trabajar” en Fuentes Confiables habló sobre las “conversaciones difíciles”. Son situaciones que nos generan cierto grado de ansiedad o angustia, con solo pensar que tendremos que sostener esa conversación.

Hay más que el contenido del diálogo, porque aparecen aspectos de la condición humana, y por ello las postergamos.

Lo mejor siempre es hablar. Nunca dejarlo para después. Se puede posponer un tiempo para prepararse, pero finalmente es imprescindible tenerla.

En la columna, nos orienta sobre el modo de encarar estos momentos complejos.

Aquí la columna completa:

 




NOTAS RELACIONADAS