De taquito a la mañana recibió a Shelby, instructora estadounidense de perros para niños con TEA que se encuentra capacitando personal de Fundappas, con Vanesa, aprendiz de instructora para perros guía, y con Claudia, mamá de un niño con TEA, quienes nos cuentan más sobre esta experiencia.

Shelby es entrenadora norteamericana y vino a entrenar adiestradoras de perros guía. “Lo primero es ver el carácter del perro y hay que valorar si al perro le gusta la tarea, sino, no es efectivo el trabajo”, dijo la experta.

“En cuanto a perros para acompañar a niños con TEA es importante la concentración del perro”, agregó.

Claudia es mamá de un niño con TEA y contó que la llegada de Elton “ayuda mucho a mi hijo en el juego por ejemplo, logramos que juegue más”, contó.

“El uso del labrador es por un tema de carácter. Es ideal para este tipo de trabajo, porque ya se puede esperar cierta disposición a trabajar con las personas, y también su tamaño, que necesita tener cierta fuerza física para guiar a la persona”.

“En la calle el niño va con el perro, evita que haya una fuga del niño, hace que el niño vaya más concentrado y además colabora en la independencia, antes no le podíamos soltar la mano, ahora sí porque está con el perro”, explicó Claudia.

“Las familias que se postulan para tener el perro durante un año, cuando están en etapa de socialización, deben llevarlos a todos lados y se les da clases para saber cómo deben ser tratados, pero luego de ese año, deben entregarlo para que se los entrene para cumplir con su misión”, contaron.

El 16 de julio Alejandro de Barbieri dará una conferencia a beneficio de Fundappas: “La Vida en tus manos” a las 19:30 horas en Sala Zitarrosa. Entradas: $300.

Escuchá la nota aquí