El integrante del equipo de seguridad del Partido Colorado, Andrés Ojeda, comentó en Fuentes Confiables que “el mayor amparo que le podemos dar a la policía es mayor formación, no necesariamente más ley”.

Aseguró que ha “vivido los peores momentos del Partido. Es la primera vez que el partido tiene estos números”. En cuanto a su lugar a ocupar, indicó que aún no lo tiene claro, “no es un tema hoy, ni lo conversamos. El foco está en decir lo que pensamos”.

Señaló que “el operador civil tiene una cercanía distinta al policía en las cárceles. No hay que ser grado 5 para pensar que es razonable que tiene que haber un abordaje civil y social para el tema carcelario”.

Ojeda manifestó: “Nadie está a favor de los delincuentes, eso hay que decirlo claro”. Afirmó además que “en el medio a veces están las soluciones”, haciendo referencia a que no es necesario de un partido u otro, “se puede ser de centro en el tema seguridad”, continuó.

Expresó que “no todas las soluciones son legislativas. No hay ley que funcione sin una gestión administrativa que la empuje. Queremos garantizar la continuidad del Código de Proceso Penal y mejorar lo que hay que mejorar”.

Ojeda señaló que “necesitamos gente con formación técnica en los lugares” y manifestó que “nadie discute que las cárceles tiene que ser chicas. Funcionan mucho mejor en sus cometidos”. Agregó que “es imposible trabajar en cárceles de rehabilitación con 3 mil personas. Invertir en cárceles es invertir en seguridad”.

Escuche la nota completa aquí

Consultado por los Operativos Mirador, realizado por el Ministerio del Interior, contestó que “son importantes, pero no podemos sobrevalorar su alcance”.

Respecto al respaldo a la Policía, comentó que “en momentos en que se discute. El mayor amparo que le podemos dar a la policía es mayor formación, no necesariamente más ley. La formación es la mejor espalda que le podemos dar”. Indicó que “se habla mucho de legítima defensa y no se habla de causa de justificación” y aseguró que “tengo que tener policías que comprendan a cabalidad como deben ejercer su tarea.”

Ante la pregunta de su visión de la Campaña Vivir sin miedo, dijo que “la reforma nos saca del foco de lo importante”, agregó que “en algún punto podría ser más benevolente”.

Afirmó que “creemos que la pena es todo, pero hay otro tema no menor que es la inexorabilidad de la pena, que es la posibilidad de que me agarren”. “un operador penitenciario del Comcar me dijo que por rapiña entran en su número 10 a 12. Eso quiere decir que cometió impunemente 12 rapiñas antes que el sistema lo atrape”. Manifestó que “lo que tenemos que mejorar es que el tipo que cometa un delito sepa que lo vamos a agarrar rápido y que no tenga chance”.