El candidato del Frente Amplio (FA) manifestó: “la oposición lleva 14 años intentando instalar la idea de que está todo mal (…) con un único objetivo: intentar impedir una nueva victoria del Frente Amplio para volver a imponer las prácticas conservadoras que se aplicaban antes de nuestros gobiernos”

La Convención Nacional del Frente Amplio ratificó, en el Platense Patín Club, la fórmula Daniel Martínez-Graciela Villar de cara a las elecciones nacionales de octubre, y presentó su nuevo jingle de campaña.

En su discurso Villar propuso avanzar a otro gobierno, recorriendo el interior del país, dejando un mensaje de hechos y derechos que ha conquistado el partido. “Si hay algo que no puede hacer el país es perder lo que se ha hecho hasta el momento”. “Nos parece sustantivo seguir avanzando en la democracia que nos hace mejor ciudadanos”, remarcó Villar.

La candidata a la vicepresidencia llamó a trabajar en conjunto “sin generar confrontación”. Agregó que le parece relevante que “salgamos de esta convención convencidos de que debemos acercarnos a la gente, a todos, para explicarle en que momento de la historia estamos”.

A su turno, el candidato Daniel Martínez, manifestó que tienen muchas cosas para corregir, pero que “buscar imponer la idea del desastre es simplemente construir una realidad paralela con un único objetivo: intentar impedir una nueva victoria del FA”. Agregó: “la oposición  busca volver a imponer las prácticas conservadoras que se aplicaban antes que el Frente Amplio llegará a la presidencia.

También en su oratoria defendió que con los gobiernos del Frente Amplio “se redujo la pobreza a la cuarta parte, la indigencia prácticamente desapareció, se multiplicó por 7 el salario mínimo y los salarios medios han crecido 58% por encima de la inflación.”

En una nueva critica a la oposición advirtió “lo que está en crisis no es el modelo del Frente Amplio, lo que está en crisis es el modelo que abrazó y sigue abrazando la oposición, que llevó a la pobreza, a la desigualdad y al descalabro económico que vivió nuestro país en el 2002”.

Martínez destacó que “Uruguay no sólo recuperó el grado inversor que perdieron los partidos que hoy están en la oposición sino que, en esta coyuntura, Uruguay sigue teniendo grado inversor. En este último trimestre ha vuelto a subir la inversión extranjera directa”.