Alejandro Giménez, columnista de historia en De taquito a la mañana, estuvo en el programa para hablar sobre el cambio de mando en Uruguay: ¿por qué cambió el juramento de los presidentes a partir de la Constitución de 1917?

Giménez recordó que la banda presidencial es hecha a medida en cada cambio de mando, y repasó la historia de esta tradición.

Otra de las costumbres en los cambios de mando uruguayos es el juramento de los presidentes. “Uruguay fue innovador en cuanto a la separación de la Iglesia, el juramento decía ‘juro por mi honor y por los santos evangelios’, y más tarde se dejó de lado el juramento por Dios. Ahora el presidente electo dirá: Yo, Luis Alberto Alejandro Aparicio Lacalle Pou, me comprometo por mi honor”, contó Giménez.

“Desfilará en el mismo auto en el que lo hizo su padre, Lacalle Herrera, en un Ford B8 del año ’37”, apuntó el columnista.

“Antes, el acto se hacía en el Palacio Estévez y luego se salía al balcón. Tabaré Vázquez instauró el acercamiento al pueblo haciéndolo en un estrado en la Plaza Independencia, y Lacalle Pou seguirá este modelo”, afirmó. “Esto significa que el presidente asume de cara a la gente, es un momento democratizado, ya no es aquello entre cuatro paredes”.

“También habrá un desfile de una caballada, lo que está vinculado al histórico acercamiento del Partido Nacional con el campo”, concluyó.

Escuchá la nota completa: