De taquito a la mañana dialogó con su columnista de historia, Alejandro Giménez, que habló de la fiebre amarilla en Uruguay y su relación con el arte.

“Cuando surge la fiebre amarilla en Uruguay, las familias pudientes se trasladaron a otras zonas, como el Prado, que luego en el SXX se convertirán en sus viviendas permanentes”, dijo.

“En esa época no había conciencia, incluso los médicos llevaban a sus hijos con ellos a atender pacientes”, contó Giménez.

“Se recomendaba retirarse de la ciudad y quienes lo podían hacer eran los pudientes, porque quienes estaban en los conventillos no lo lograban”, agregó.

Giménez, además, hizo un repaso exhaustivo sobre la obra “Un episodio de la fiebre amarilla en Buenos Aires” de Juan Manuel Blanes, cuadro expuesto actualmente en el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo.

Escuchá la nota completa: