En Buenos Aires se le tomó la temperatura a todos los pasajeros y ninguno tenía fiebre. “Pensamos que se trata de algo normal a un niño de dos años”, dijo el capitán de armamento Javier Santomé.

Este viernes llegaron 310 personas repatriadas desde Buenos Aires al puerto de Montevideo en Buquebus. El canciller Ernesto Talvi agradeció a través de su cuenta de Twitter a los funcionarios consulares de la capital argentina por la gestión de los permisos para el regreso de los uruguayos varados.

El capitán de armamento Javier Santomé, dijo en rueda de prensa que se “aplicaron todos los protocolos sanitarios” para tener un viaje seguro; además agregó que el “protocolo médico” que se utiliza es “muy estricto” y que se está “en el camino correcto; estamos haciendo todas las medidas de profilaxis adecuadas para tener viajes seguros”.

Explicó que “hay proceso de desinfección y toma de temperatura antes de subir” y que tres pasajeros no pudieron embarcar por este motivo. “Entendamos que se trata de una pequeña y que probablemente sea un síntoma de algún dientito por cortar, pero el protocolo lo tenemos que seguir” dijo y aclaró que igualmente se notificó a Sanidad Marítima.

Por otro lado, señaló que se autorizó el desembarque de los pasajeros “porque las áreas y las separaciones son muy grandes” y que había solo dos contactos cercanos, que permanecieron en el barco.

“Tenemos un protocolo propio y a su vez ayer fuimos auditados por Bureau Veritas, una sociedad clasificadora de origen francés especialista en protocolo para COVID-19”, agregó Santomé, que aseguró que la empresa cumple estrictamente con todos los protocolos “por más que sea un bebé de meses que tenga un quintito de fiebre”.

Tras desembarcar todos los pasajeros, equipos de limpieza desinfecton el buque “haya un pasajero sospechoso o no. Nosotros actuamos como si lo hubiera”, indicó.

Foto: Gastón Britos / FocoUy