Funcionarán a un 50% de su capacidad y los turistas deberán usar tapabocas en “zonas anexas” de las termas menos dentro de las piscinas.

El protocolo establece que se controlará la temperatura a quienes ingresen a estos parques, se les pedirá la desinfección con alcohol en gel y la utilización de tapaboca en las “zonas anexas” de las termas excepto dentro de las piscinas, según anunció el ministro de Turismo, Germán Cardoso en conferencia de prensa.

También se prohíbe la utilización de vestuarios así como la desinfección “continua y constante” de reposeras, sillas y barandas. Además solo se permitirá la mitad del aforo.

Será “el propio gobierno departamental a través de la gestión de los parques” quiénes deberán controlar que no se exceda el número permitido, dijo Cardoso. Precisamente, con los intendentes de Salto y Paysandú se coordinarán para que la reapertura se de “en las próximas horas”.

El protocolo también establece la “reducción horaria” del funcionamiento de los parques para “disponer de una mayor cantidad de tiempo para la desinfección de las piscinas”. “Se exige que la desinfección de las piscinas sea con agua potable y con mucho más acento que en una situación de normalidad”.

Cardoso señaló que los protocolos aprobados pretenden que “la gente pueda salir y tenga la necesidad de dar demanda de hacer turismo. Mucha gente está necesitando movilizarse por efectos del encierro o distanciamiento”.

Por su parte, el subsecretario de Turismo, Remo Monzeglio, hizo un llamado “a la responsabilidad” a los operadores turísticos de la zona a los que calificó como “gente muy sacrificada que desde hace meses están viviendo una situación complicada”.

La decisión fue tomada en conjunto con el Ministerio de Salud Pública (MSP), el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

 

Foto: Intendencia de Paysandú