“Lo que plantearon como modificación no es viable. Estaba mal”, consideró la exsubsecretaria de Desarrollo Social.

El mensaje del presidente en el que anunciaba la salida del ministro de Desarrollo Social, Pablo Bartol, sacudió la tarde del feriado 1ro de mayo. En el mismo tweet anunció la designación del expresidente de la Cámara de Diputados, Martín Lema. En entrevista con Punto de Encuentro, Ana Olivera, exsubsecretaria de la cartera dijo que no le ve “perfil social”, pero aclaró que es una opinión personal.

Entiende lo mismo de Nicolás Martinelli, exdirector del ministerio y actual asesor personal del presidente, Luis Lacalle Pou. “Les ganó el prejuicio sobre la gestión anterior”, consideró Olivera y dijo que Bartol no lo tenía. “Todos nos preguntamos cómo es que las conferencias de prensa las llevaba adelante el director general de secretaría, que es mucho más ejecutivo”, dijo sobre el rol que asumió Martinelli y agregó: “Ya no estando en el ministerio, las apreciaciones las seguía haciendo él”.

Sobre la salida de Bartol, opinó: “Mi interpretación es que no hubo un equipo que pudiera construir una política pública. Un equipo que cuando se preguntaba por el sistema de cuidados, decía: ‘Estamos viendo qué hacemos'”.

“Lo que plantearon como modificación no es viable. Estaba mal. Y cuando hay una cosa que está mal, la perjudicada es la ciudadanía. Siempre se estuvo hablando en la interna, que en algún momento, esto que sucedió, iba a suceder”, desarrolló. Afirmó que desde que Lema dejó la Cámara de Diputados “se decía” que iba a suplantar a Bartol en el MIDES.

InMujeres depende del MIDES, a propósito de ello, Olivera recordó el intercambio entre Lema, entonces presidente de la Cámara de Representantes, y la diputada Verónica Mato cuando el nacionalista la penalizó por entender que estaba infringiendo una norma. Desde el Frente Amplio se lo acusó de utilizar distintos criterios en otras situaciones que comprenden eran más graves.  “No sé cuánto entiende las políticas de género, Martín. Hay un tema de cómo me posiciono frente a las políticas de género, no sé cuánto de su abordaje es de construcción”, sostuvo Olivera.

En cuanto al funcionamiento de la cartera en este año, la exintendenta señaló que “fue el año del desmantelamiento de las políticas sociales, de desarmar programas pero no sustituirlos por otros” marcado por “una cuota de improvisación importante”.
“Dejamos todo pronto para que la ciudadanía no se viera afectada y las autoridades de gobierno tuvieran tiempo suficiente para generar, desde su concepción, las políticas sociales. No hubo un rumbo claro, porque faltó un equipo”, acotó. “Acá hay una misión del MIDES que no se ha cumplido”, desarrolló.

“Cuando no hay un diálogo y una construcción colectiva, es muy difícil generar una política pública (…) Hoy ya deja de existir el programa Jóvenes en Red”, añadió Olivera. Y enumeró programas como Impulsa, Cercanías, y Uruguay Trabaja. “Yo respeto que tengan una idea de cómo llevarlo adelante. Pero yo no dejo a las personas tiradas, si no hice una transición de esos programas a otra cosa. No lo hicieron, eso no sucedió”, consideró.

“Es imprescindible en el momento en que estamos, donde hay muchas cosas que se podrían haber evitado vinculado con familias que hoy están en situación de pobreza. Quizá ganó el prejuicio”, apuntó.

Negó que las ollas populares estén partidizadas

El intendente de Durazno y presidente del Congreso de Intendentes, Carmelo Vidalín, dijo en entrevista con El País que no cree en las ollas populares porque están politizadas. El diputado Eduardo Lust había esgrimido un argumento similar semanas atrás en Canal 10.

Olivera enfatizó su discrepancia: “He recorrido ollas y no me he sacado la foto. Hoy las personas que van a las ollas son quienes no tienen otra estrategia de supervivencia”. “Me parece muy mezquino decir que se está partidizando”, manifestó.

Escuche la entrevista completa de Punto de Encuentro a Ana Olivera

 

Imagen: Foco Uy