“La identidad de Progreso es La Teja y la identidad de La Teja es Progreso”, aseguró.

El ex presidente de la República Tabaré Vázquez fue homenajeado por Progreso club donde fue presidente y campeón como tal en 1989. Vázquez dijo que es una hermosa y larga historia de cariño a esta institución. “En mi casa se hablaba mucho de Progreso, son todos hinchas. Cuando tenía 10 años y el alambrado estaba roto nos colábamos a ver los partidos de Progreso”, manifestó

El ex presidente sostuvo que aun siendo dirigente de Progreso, nunca dejó de lado la pasión con el club. “Gritábamos los goles, nos enojábamos con los jueces cuando consideramos que habían fallos que nos perjudicaban y nos íbamos tristes cuando perdíamos, como todo hincha”, contó y agregó que practicó en el club. “El entrenador era Alberto Canobbio, abuelo del actual presidente del club Fabián Canobbio, y debo decir que no conocí otro jugador que pateara con la fuerza que lo hacía Alberto”, expresó.

A su vez afirmó que Progreso es La Teja, es el barrio. “A mí el barrio me dio muchas cosas. Me enseñó tanto o más de lo que aprendí en la Universidad de la República. En función de esas cosas que me dio, yo me sentía en deuda con el barrio y con Progreso”, comentó y sostuvo que la mejor forma de retribuirle al barrio y a Progreso era trabajar para que se asentara deportivamente y socialmente

“La identidad de Progreso es La Teja y la identidad de La Teja es Progreso. Cuando fui presidente del club dije que La Teja y Progreso no eran la cara bonita de Montevideo, pero si es símbolo de las manos limpias de sus trabajadores”, afirmó y agregó que un barrio estaba detrás de la institución.

“Cuando Progreso sale campeón estaba asumiendo en la Intendencia de Montevideo, estaba nervioso y preguntaba cómo iba el partido. Cuando me dijeron que ganó Progreso me fui de la reunión y llegué en plenos festejos. Fue muy emocionante, inolvidable y una jornada histórica para la institución y para el barrio”, señaló.

Foto: Gastón Britos / FocoUy